Un día de locura

Un día de locura

El día 21 de agosto vinieron a casa desde Barcelona, donde viven mis amigas Luisa y Eugenia de 9 y 13 años, respectivamente.
Ese día mis padres fueron a comprar, y como nosotras no queríamos ir, nos quedamos solas en casa. Estábamos las tres aburridas y no sabíamos qué hacer. Fue entonces cuando se nos ocurrió que podríamos hacer una cosa que siempre nos habría hecho ilusión hacer. ¡Estamparnos un flan con nata en toda la cara!, como en las películas. Fue muy divertido. Salimos al jardín para hacerlo, cogimos tres flanes (uno para cada una) y los pusimos en un plato. Luego echamos nata por encima, y finalmente cogimos el plato y nos lo tiramos a la cara una a otra. Después pensamos en  aplastarnos huevos en la cabeza, pero cuando miré en la nevera, sólo quedaba uno. Así que no se nos ocurrió otra cosa que ir a casa del vecino y decirle:

-Hola, perdone, ¿tiene dos huevos? Es que sólo nos queda uno- dijo.

Fue a buscarlos y nos los dio. Volvimos a casa, cogimos los huevos y nos los estampamos en la cabeza. Aunque pueda sonar una locura, nos lo pasamos genial, ya que luego enchufamos los aspersores del riego y nos mojamos para limpiarnos.

Lo peor fue cómo quedó todo y tener que limpiarlo con la manguera, para que cuando mis padres llegaran no nos regañaran. Aunque cuando les explicamos lo que pasó se enfadaron un poco. Aun así ¡FUE ESTUPENDO!

5 comentarios en “Un día de locura”

  1. *Faltan unos cuantos acentos
    *Debes cambiar algún que otro punto y seguido por punto y aparte
    *Hay un momento de diálogo que debes presentar como se presentan los diálogos: dos puntos, aparte, guiones, etc.

Deja un comentario