Epílogo

Llovía. Los dos, cogidos de la mano, caminaban bajo el paraguas rojo de ella. Se miraron a los ojos y… un dulce beso. Les encantaba hacer eso. Habían quedado con Will y su novia en el parque. Ella, una preciosa chica morena y con rasgos exóticos, además inteligente, simpática y agradable. Llegaron. Ellos estaban sentados en un banco, debajo de un sauce llorón que les hacía de paraguas.
- ¡Hola!- saludaron.
- ¡Hola!
- ¿Qué tal Sarah?- preguntó Will.
- Estudiando como una loca. Casi no sale de casa, ni para ver a su novio. La verdad es que ese chico me cae muy bien- dijo Nataly, sentándose con Lewis en el banco-; aunque no sé por qué estudia tanto, con lo inteligente que es, sacará las mejores notas.
- Tampoco son tan difíciles los exámenes de segundo-comentó Will-. Incluso a mí me fueron bien…
- A eso se le llama suerte, cariño- dijo Ángela, en broma.
- ¡Eh!
Un beso acabó con la broma.
- ¿Y tú que tal Lewis? ¿Cómo va la novela?- preguntó Ángela.
- Bien. Ya casi la estoy acabando. Me falta la parte de cuando Sarah pone su móvil en los altavoces del barco.
- ¿En serio os pasó todo eso?- preguntó la novia de Will, sorprendida. Se lo habían contado mil y una veces, pero a ella le encantaba oír la historia.
- Sí, es cierto- dijeron los tres al unísono. Luego se rieron.
Habían pasado tantas cosas desde entonces… Nataly, tan enamorada que estaba de Will, empezó a fijarse en Lewis, no tan musculoso pero igual de guapo y, por qué no reconocerlo, más inteligente y sensible. Al año siguiente, Lewis se atrevió a declararse y empezaron a salir. Estaban juntos desde entonces. Fue ese mismo año cuando Will conoció a Ángela, cuando vino nueva al instituto. Al año siguiente Sarah empezó a salir con Max, un chico inteligente y responsable, como ella, pero que se encargaba de distraerla un poco en época de exámenes, para que no se estresara demasiado.
Aquella aventura les había cambiado la vida, y sin duda también, el futuro. Nataly y Will habían entrado en la carrera de medicina forense, y Will se entrenaba para ser policía. Sarah también deseaba seguir los pasos de su hermana, y empezó a orientarse hacia el bachillerato científico.
Quién sabe si el destino les volvería a dar la oportunidad de vivir juntos otra nueva aventura…

FIN

Share

Temas relacionados:

  1. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 14: El plan de Sarah
  2. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 15: Amor fraternal
  3. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 11: El agente David
  4. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 8: el código
  5. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 1: A bordo del Queen Aqua
  6. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 10: El código “S”
  7. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 13: El plan de Roberto
  8. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 12: El día “X”
  9. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 9: Percance en la oficina de policías
  10. Asesinatos en el Queen Aqua. Capítulo 6: La segunda desafortunada