Share

Capítulo 14: El plan de Sarah

Las chicas salieron presurosamente del camarote. Unos pocos metros más allá, un hombre muy flaco y con bigote intentó pararlas, pero ellas eran más fuertes que él y, con el impulso de la carrerilla, lo tumbaron en el suelo. Corrieron a más no poder, mientras una serie de hombres (la mayoría flacos y bajos) las intentaban retener sin éxito, ya que ellas los esquivaban grácilmente. Por fin llegaron a la cubierta superior, donde se apresuraron a subir una escalerilla de metal para llegar a la cabina del capitán. Una vez allí, Nataly cerró la puerta con llave para que nadie las interrumpiera. Sarah fue directamente hacia un micrófono que transmitía los informes del capitán por megafonía a todo el barco. Seguidamente, sacó de su bolsillo un IPhone y se puso en la aplicación de altavoz. Una vez allí, seleccionó la grabación más reciente y la pulsó con un dedo tembloroso. Acercó el altavoz del móvil al micrófono, puso el volumen al tope y…
“Señor Roberto… ¿Puede decirnos como sabía que nos encontrábamos aquí, como ha llegado tan rápido y porque nos ha atado? “La voz de Luis resonó en todo el barco.” Lo he hecho de una manera tan brillante y estilos que os lo voy a contar” Esta vez era la voz de Roberto la que pronunció aquellas palabras. Nataly miró brillante a su hermana y abrió la puerta, para ver con claridad cómo se estaba tomando la gente esa reproducción.
“Así que admite que nos las robó usted, ¿no es así?” Sonaba la voz de Sarah.
“Claro, ¿qué te creías, bonita? Bueno, estábamos en que… A, sí en la pregunta de cómo he sabido que estabais aquí, ¿no? Pues bien. Cuando me aburrí de la fiesta, decidí venirme a mi camarote, para descansar un poco. Estaba cansado de la charla con ese idiota de David y el memo del capitán, así que en cuanto pude me zafé de ellos.” Al oír estas palabras, las chicas miraron a David y al capitán que parecían abochornados y boquiabiertos. De repente, Will y Luis aparecieron entre la multitud, sonrientes y muy contentos.
Las siguientes horas fueron ciertamente confusas para todos: los policías del barco se dedicaron a apresar a Roberto y a todos sus compinches (que resultaron ser casi una cuarta parte del barco); despidieron a David por su ineptitud y felicitaron a los chicos por haber resuelto ellos solos aquellos peligrosos asesinatos. Los cuatro muchachos pasaron más de dos horas siendo aclamados por los pasajeros y la tripulación del barco.
Por fin, después de una sesión de fotos para el periódico hechas por un señor llamado Diego Delfos, los chicos pudieron retirarse a sus camarotes a descansar. Finalmente lo habían conseguido; habían logrado que apresaran a Roberto; habían aclarado los asesinatos; se habían hecho famosos.

 

Foto destacada: http://blog.cadenadial.com/atrevete/2012/11/13/las-bromas-de-isidro-el-hotel-y-el-crucero/+ número del capítulo hecho con Powerpoint

Avatar de LauraL2

LauraL2

Avatar de LauraL2

Latest posts by LauraL2 (see all)

TAL VEZ PUEDA INTERESARTE TAMBIÉN...: